EXCLUSIVA FEF: Los goles en bastidores para que Ecuador esté en el Mundial de Qatar

Actualizado: 19 nov

“Si bien los jugadores están haciendo goles en la cancha, existe detrás todo un operativo con un equipo haciendo otro tipo de goles. Ambos son mutuamente indispensables”
gif

EXCLUSIVA: Entrevista con Matías Baretta, director comercial de la FEF y Nicolás Solines, director jurídico de la FEF, sobre el trabajo detrás de cámaras de La Tri.

¡Sí, lo logramos, Ecuador clasificó a la Copa del Mundo de Catar 2022! A pesar de la derrota ante Paraguay en Ciudad del Este (3-1), la selección ecuatoriana de fútbol aseguró su cupo directo en Catar gracias a las victorias de Uruguay ante Perú y de Brasil frente a Chile. Ecuador disputará su cuarta Copa del Mundo FIFA, después de Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Brasil 2014. ¡La Tri cumplió su objetivo!


Pero fue una clasificación larga, desgastante, y en ocasiones, en la cuerda floja. La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) no dio paso al reclamo chileno, que consideraba indebida la inclusión del jugador Byron Castillo en ocho encuentros de las eliminatorias sudamericanas.


La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) chilena alegaba que Castillo era, en realidad, de nacionalidad colombiana y que su documentación había sido falsificada. Pero la FIFA dio por buenos los argumentos de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) de que la Justicia de ese país había concedido la nacionalidad ecuatoriana al jugador. En otras palabras, ¡nos vamos a Catar, sí señor! Y no solo eso, seremos los responsables por la apertura de este evento global, jugando el partido inaugural junto a Catar, el 20 de noviembre a las 11:00 (local) en el Estadio Al Bayt, en Al Khor.


“Clasificar al Mundial, además del prestigio que te da como selección, evidentemente es una oportunidad muy importante para el país y la Federación; y aquí es fundamental hacer otra puntualización: más allá de todo lo que hay alrededor del deporte y del fútbol, esto no deja de ser una industria, esto quiere decir que, nosotros como país, tenemos un activo muy grande que es nuestra marca como la FEF, La Tri.”, comenta Nicolás.


Ese activo hay que cuidarlo y protegerlo entre todos porque, así como enfatiza Nicolás, la FEF es una organización sin fines de lucro. Por lo cual, se convierte en un círculo virtuoso, pues si se obtienen buenos resultados, nuestra marca nacional se fortalece. Eso genera interés comercial de marcas que quieren unirse a este ecosistema mundialista, donde los beneficiados son muy claros: el país y el deporte.



Pero lo que muchas veces se nos olvida, es que el único que está en juego no es solo el que está en la cancha. Así como una producción cinematográfica, el rol del actor en escena es indispensable, pero sin un equipo de producción robusto, capacitado y estratégico, nada sale del papel. Este esqueleto es lo que sostiene toda esta estructura realmente gigantesca que demanda mucho, de las más variadas aristas profesionales.


“Existe todo un trabajo tras bastidores que lo realiza el personal de la Federación. Evidentemente, los jugadores son quienes meten los goles y quienes obtienen los puntos para clasificar, pero existe todo un trabajo de un personal administrativo y técnico que está día a día impulsando para que esto pueda funcionar”, explica Nicolás. Además que toda esta operación está guiada bajo una estrategia que debe estar alineada transversalmente para que se logren los objetivos trabajando en conjunto. El motor del carro es indispensable, pero sin las llantas no se llega a ningún lugar.


El impacto en Ecuador: todo un país en movimiento


“Además de ser una industria, para mí, el fútbol es un negocio de entretenimiento. Digo esto, porque la marca para que crezca y se acople a estas fiebre mundialistas tuvo que tener una estrategia implementada y un trabajo realizado mucho antes del evento”, apunta Matías.


Los directores enfatizan que no fue fácil: “Hoy parece fácil porque estamos hablando de una selección que está clasificada a un mundial por cuarta vez en su historia, una selección de un promedio de entrada de 21 años, una marca que ha renovado su logo, que ha gestionado un rebranding muy importante, pero todo eso se daba sin que la pelota ruede y sin público en los estadios”, señala Matías, quien destaca que es necesaria una planificación día a día para lograr la confianza en la institución y conquistar la confianza de las marcas que apoyarán este proceso sin saber realmente cómo terminará. Es una gran apuesta porque no deja de ser un juego que influyen diversos factores, pero definitivamente una estrategia bien planificada son los pilares para una buena gestión deportiva que mitiga los riesgos.


“Es muy fácil ver los resultados y decir que hoy pasamos de 4 a 20 auspiciantes, pero es importante tener previamente un trabajo sólido en conjunto: los jugadores hacen lo suyo y es fundamental, pero también están los que juegan con los pantalones largos y tienen que hacer otro tipo de goles, que son los goles que se hacen en una gestión”, enfatiza Matías.


El deporte es algo transformador para cualquier sociedad. Pero el fútbol, siendo el deporte más popular del planeta, y al tener una selección en un Mundial, sin duda, es un fenómeno social. “Eso nos damos cuenta con la demanda de entradas todo el tiempo. Calculamos que unas 5.000 a 7.000 personas seguramente viajen a un lugar tan lejano y costoso como Qatar solo para ver a su selección jugar”, comenta Matías.


Y se puede ir más allá, ya que la producción propia del país se ve impactada: desde el aumento en la venta de camisetas y accesorios hasta el mayor consumo de alimentos y bebidas en casas o restaurantes con amigos o familia; las personas adaptan todo su estilo de vida para ser parte de este evento. “Hay campañas, que las empresas están sumando, para lograr que los días que juega la selección, sean días no laborales. Entonces sí, definitivamente tiene un impacto directo en la sociedad y cambia totalmente la dinámica de la gente el hecho de participar o quedarse afuera sin una representación”, dice Matías.


Ecuador no es un país acostumbrado a clasificar siempre. A veces estamos en un mundial, y otros años no estamos ni cerca. ¿Hay algo que cambia cuando nuestra participación en el evento se hace presente o la fiebre mundialista es algo superior a eso?


Pues definitivamente cambia, no es sentimiento independiente. “La efervescencia con la que se vive un Mundial con tu selección clasificada no es la misma que si es que no estás participando. Por ejemplo, se puede inferir en cosas pequeñas como el álbum que ahora está tan de moda, de pronto no tendría tanto movimiento, o la ropa de la selección tal vez no se vendiera tanto”, comenta Nicolás.


“Sí tiene un impacto directo y muchas marcas se están subiendo a esa ola porque te convocan a hacer alguna actividad relacionada al evento, es decir, terminan viéndose beneficiados vários rubros comerciales. Incluso, con el cambio de día del debut de Ecuador, que del lunes pasó a domingo, al país y al mercado le genera un beneficio mucho mayor en el impacto del consumo de la gente, puesto que un domingo de mañana es mucho más difícil que la gente ya se reúna en restaurantes o bares. Seguramente, con esta nueva fecha, el comercio va a tener mucha afluencia de público que se junta a ver el partido, y por consecuencia, la economía también circulará más”, explica Matías.

La logística para llevar a La Tri al otro extremo del planeta


“Todo el tema logístico es un monstruo en realidad porque hay una gran cantidad de detalles que hay que tener cubiertos”, confiesa Nicolás, “Es un trabajo absolutamente complejo que, gracias al excelente trabajo del equipo técnico, está cubierto a la perfección”. Además, el director también resalta que en épocas mundialistas es fundamental el apoyo del organizador del evento, pues la FIFA presta todo su contingente para que el operativo logístico sea mucho más manejable.


Aún más, en esta edición, puesto que evidentemente este mundial es distinto a otros porque estamos hablando de un país distante, una cultura totalmente diferente, con regulaciones, legislaciones y restricciones nuevas para todos.


Toda la gestión que implica una movilización y un traslado a un país, como Catar, es completamente distinto de lo que va a pasar en cuatro años, que es en México, Estados Unidos y Canadá. “Por ejemplo, ahora los costos evidentemente son mucho más altos y la lista de criterios a considerar dentro de la gestión también, pero son cosas con las que simplemente tienes que aceptar, saber trabajar y adaptar la operación y estrategia en función a eso”, responde Nicolás.


“Esto va a ser un un reto afrontarlo. también tenemos curiosidad de ver cómo va a resultar todo el plan ya en acción”, dice Nicolás, pero el directivo también confiesa que estas cuestiones operativas no es algo que les quite mucho el sueño: “Al fin del día, confiamos mucho en el trabajo de nuestra gente que siempre es de primer nivel y eso nos da la tranquilidad de que todo va a salir bien, superando todos los retos de esta edición”, concluye.


El primer mundial post pandémico

“Yo te diría que la principal diferencia de este Mundial es que requiere de mucha planificación previa y no de suerte. Si es que tú querías ir al mundial de Brasil, podías lanzarte a probar suerte y tratar de conseguir allá hospedaje, entradas y todo lo demás. Para este mundial, si tú no tienes ya todo con anticipación, no puedes ni siquiera entrar al país”, explica Nicolás.


Y yo, como periodista, lo confirmo. Personalmente, cuando asistí al partido de Ecuador en el estadio Mané Garrincha en el Mundial de Brasil 2014, recuerdo haberme encontrado a muchos compatriotas que decidieron embarcar en la aventura totalmente improvisada sin entradas ni nada, pero con mucha esperanza de probar suerte y tener el privilegio de vivir de cerca el Mundial. Y lo consiguieron. Por otro lado, Matías nos comparte su experiencia similar, en la misma edición, él podía ir y regresar en diferentes fechas conforme los partidos jugados. De esta vez, esto no será posible.


Si bien es cierto que Catar no exige visa para los ecuatorianos, tampoco significa que tendrán entrada libre todas las personas que arriben al país. La Hayya Card será una identificación universal que permitirá desde entrar al país, hasta la misma entrada a los estadios mundialistas. Además, se ha disponibilizado transporte público gratuito durante la Copa, sin embargo, solamente estará disponible para los que posean esta credencial digital. Los directivos destacan que este es un Mundial 100% digital y mucho más tecnológico.


Para obtener la Hayya Card es necesario presentar previamente toda la organización del viaje, incluyendo pasajes, hospedaje, entradas a los partidos. Es decir, no hay espacio para los planes improvisados. “Esta puede ser una de las principales restricciones de esta edición”, opina Nicolás.

De hecho –nos comenta– en todos los paquetes que se vienen comprando y hablando con las agencias de viaje, mucha gente ya está previendo quedarse hasta diciembre por si acaso juguemos un cuarto partido, porque saben que si se van, ya después será muy complicado volver. Por eso, muchos ven como una opción viable el hecho de quedarse un poco más.


Por otro lado, también se tiene un impacto significativo en el calendario deportivo de las distintas ligas del mundo, puesto que históricamente se ha realizado este evento global en las fechas de junio y julio. “El problema no era ni siquiera los partidos, porque los estadios ultra modernos tienen aire acondicionado. El verdadero problema eran los entrenamientos bajo la temperatura de 50°C”, explica Matías. Es la primera vez que esta tradición tuvo que ser aplazada y esto representará una reorganización de toda esta industria.



 

Esto es un extracto de la revista Soul Magazine. Entrevista y reportaje original hecho por Felipe Colino y Andrea Duque para www.soulmagazine.net